El alimento para llevar se afianza en España y medra un sesenta y ocho por ciento respecto a dos mil diecinueve

La pandemia de la COVID-diecinueve ha implantado una nueva normalidad en la sociedad global, con hábitos como el de comer en bares y restaurants que han debido amoldarse a las limitaciones y los confinamientos, dando sitio a un apogeo de el alimento para llevar o bien a domicilio. En España este modelo de negocio ha crecido prácticamente un setenta por ciento respecto a dos mil diecinueve y los restaurants aguardan duplicar las ventas esta Navidad.

«Ahora mismo creo que damos sobre mil repartos mensuales (…) y en Navidad, concretamente, pedidos más grandes», explica para TVE el directivo de ‘L’Entrecote Café de París’, Pablo Caruncho.

El servicio de pedidos para recoger, o bien take away, como se llama en inglés, se multiplicó en masa hace cuatro años en España, mas fue en dos mil veinte cuando ensayó su mayor bum con las limitaciones a la hostelería por la pandemia y que hoy día representa «alrededor de un diez por ciento del negocio», conforme apunta Caruncho.

Solo en el primer semestre del año, las ventas medraron un sesenta y ocho por ciento en comparación a dos mil diecinueve, conforme datos de NDP Group (no hay datos del segundo semestre de dos mil veintiuno aún). En el último año, sobre todo el take away y el delivery (a domicilio) se han afianzado tanto entre los usuarios que cuatro de cada diez ya estiman que un restaurant sin ellos ya está trasnochado.

«Si la pandemia prosigue medrando o bien se agudiza y hay más medidas, probablemente lleguemos a ver cuotas del delivery del diez por ciento y del take away en torno al veintiseis o bien veintisiete por ciento », señala la directiva de Foodservice de NDP Group, Edurne Uranga.

Nuevo apogeo en plena Navidad

Las consecutivas cancelaciones de reservas para las cenas navideñas por el repunte de los contagios provocados por la variación Ómicron en las últimas semanas han aumentado la demanda de los servicios de comida para llevar.

«Teníamos un montón de reservas para estas datas. Están bajando, mas el delivery sube«, explica el dueño de ‘Espacio Montoro’, Pablo Montoro. En su local calculan unos cuatrocientos pedidos para Nochevieja y Año Nuevo. El negocio les ha ido tan bien que han debido contratar a más gente.

«A raíz de crear el delivery hemos creado puestos. Hay otros restoranes que no se han sabido reinventar y a lo mejor han debido despedir a personal», remarca Montoro.

Para dos mil veintidos, los especialistas prevén que el take away y el delivery represente prácticamente el doble que en dos mil diecinueve.

El IPC se dispara hasta el seis con siete por ciento  en el último mes del año por la luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *