El agua templada es esencial para los peces de agua fría

Asistir a los peces a subsistir

Uno de los retos más grandes para la conservación es descubrir de qué manera asistir a los peces de agua fría a subsistir en ambientes más cálidos. Generalmente, los sacrificios se acostumbran a centrar en salvar los lugares más fríos, como los riachuelos de alta montaña. No obstante, tal y como conforme los estudiosos, no se debe obviar los lugares que son cálidos en verano, puesto que los peces precisan aguas frías y calientes para subsistir.

En el estudio, los estudiosos apuntan que los hábitats cálidos de los ríos dan pulsos de potencial desarrollo a lo largo de la primavera y el otoño. A lo largo de estas temporadas medias los ríos no alcanzan sus temperaturas máximas del verano. De ahí que, la busca de comestible en estos hábitats cálidos puede suministrar a los peces la energía suficiente para viajar a zonas más frías del río a lo largo del verano y reproducirse.

Tal y como mantienen el equipo de estudiosos, la sinergia entre el agua fría y el agua caliente es realmente esencial. En verdad, las cuencas cálidas son esenciales pues es el sitio donde medran los peces a lo largo de la primavera y el otoño. Por esta razón, la conservación de este hábitat es esencial para aprovechar todo el potencial de los ríos y para sostener la pesca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *