Cómo diferenciar a un buen traductor profesional

Lo primero que diferencia a un buen traductor de alguien que no lo es, es que se trata de una persona formada en traducción, con conocimientos en profundidad de la temática a tratar y con amplio dominio de los dos idiomas. Aunque pudiera parecer obvio, no solo se trata de hablar dos idiomas bien, sino que abarca muchas cualidades y capacidades, por ejemplo: tener conocimientos certeros y pragmáticos de sociolingüística, así como también, contar con conocimientos textuales y léxico-gramaticales.

Además, según la norma de calidad europea UNE 17100 específica para servicios de traducción, los traductores deben trabajar siempre hacia su lengua materna como destino de la traducción. Por otro lado, una buena agencia de traducción sabe que ha de contar con traductores con conocimientos especializados en temas concretos que se encarguen de las traducciones económicas, jurídicas, médicas, financieras, etc. La especialización en traducciones técnicas son fundamentales para ser un buen traductor, además, por supuesto, de contar con conocimiento del oficio y experiencia. Es siempre un valor adicional contar también con traductores jurados que estén habilitados por el ministerio para las traducciones oficiales. 

Hay que diferenciar los servicios de intérprete de conferencias que son los profesionales que realizan las traducciones en directo de eventos y que utilizan distintas técnicas de interpreteación como la simultánea, consecutiva y de enlace, según las necesidades de cada evento. 

Lo que un profesional de la traducción debe ofrecer

La formación académica y el conocimiento del negocio son dos factores necesarios para quienes se quieran dedicar profesionalmente a la traducción. No obstante, también se deben conocer los campos, así como, los tipos de prácticas profesionales y sus aplicaciones. En este sentido, no todos los traductores son intérpretes y viceversa, aunque sí existen traductores e intérpretes lingüistas.

Por otra parte, un buen profesional de la traducción ha de conocer a la perfección los principios que rigen la traducción, como los tipos de unidad, métodos y enfoques aplicados, procesos requeridos, etc. Todos ellos muy relacionados con la lingüística. También debe conocer y manejar todas las herramientas de traducción posibles para escoger las más adecuadas según el caso. De la misma manera, ha de mantener sus conocimientos actualizados.

Otro aspecto clave con el que se distingue a un buen traductor o traductora es que debe saber organizarse bien en su trabajo. Para ser traductor se debe tener cierto grado de competencia estratégica, es decir, capacidad de gestión temporal, administrativa y pragmática para desarrollar su trabajo. Un traductor debe hacer sus entregas a tiempo, pero también ha de conocer los formatos, maquetación y estructuras de contenidos apropiadas para cada texto.

Sin duda alguna, el buen profesional no usa traductores automáticos. Aunque hoy en día es fácil caer en este tipo de tentaciones, los buenos traductores saben que la traducción es más que traspaso de palabras de un idioma a otro, puesto que cada palabra tiene un peso sociocultural y algunas veces histórico que le da significado. El buen traductor también ha de ser un buen escritor si quiere destacar en su oficio.

De la misma manera, es necesario concentrarse en los detalles literarios. El texto no solo ha de estar bien traducido, sino que también ha de tener sentido y riqueza literaria. Hoy en día, una agencia de traducción para poder ser reconocida debe prestar un servicio de traducción que lo diferencie de la competencia. Este tipo de detalles marcan la diferencia entre la traducción amateur y la traducción profesional y puede hundir o encumbrar a una agencia.

Por último, un buen profesional de la traducción ha de ceñirse al texto original. Si bien debe tener fluidez literaria, nunca debería despegarse del texto original. Esta es otra de las cualidades que diferencian a un buen profesional de alguien que no lo es. Por lo tanto, si un traductor cumple con todos estos factores, será sin duda la persona adecuada para ofrecer un trabajo de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *