Desmontando mitos sobre la construcción de residencias de madera

España es un país donde la construcción de casas de madera todavía dista mucho de otros países del planeta. Hay determinados mitos injustificados que frenan el despegue terminante de la bioarquitectura y las casas pasivas o bien bioclimáticas. Lo que pretendemos en el presente artículo es desmontar ciertos falsos mitos que circulan en torno a las residencias de madera.

Resistencia al fuego

El fuego acostumbra a ser el primordial razonamiento que se esgrime contra el empleo de la madera en la construcción. Ante esto, decir que ninguno de los materiales que se emplean en el planeta de la construcción es ignífugo. Todos reaccionan de un modo o bien otro frente al fuego.

Otro de los mitos es charlar de que la madera se comporta peor frente al fuego que otros materiales, si bien esto no responde a la realidad. El comportamiento de una residencia de madera es más resistente y estable que el que se logra en construcciones efectuadas con materiales como el hierro o bien el hormigón. Sin ir más allá, el hierro padece deformaciones desde los 450º. Llegado a ese punto, la estructura se colapsa y se hunde. Además de esto, en la construcción de residencias de madera, se usan recubrimientos y aislamientos.

Asimismo es interesante resaltar que los daños causados por el fuego sobre la estructura de madera siempre y en toda circunstancia resultarán menores desde la perspectiva de reparación, pues acostumbra a bastar la reposición de la zona perjudicada sin precisar actuar sobre otras zonas o bien, en caso extremo, recurrir al derribo.

Durabilidad y la solidez edificante

La madera no es homónimo de debilidad. Sin ir más allá, en países del norte de Europa nos podemos hallar casas de madera con más de doscientos años de antigüedad. Si que es esencial saber, que como elemento natural, hay una serie de factores que pueden afectarla como son los rayos solares, la humedad ambiental, el agua o bien el ataque de los hongos, por refererir ciertos ejemplos. Para eludir esto, la madera acostumbra a ser tratada en un inicio, seguido de unos mantenimientos que reducirá el peligro de deterioro.

Necesidad de un mantenimiento incesante

Es obvio que la construcción de madera demanda mantenimiento. No es menos evidente que asimismo lo demanda cualquier construcción con cualquier otro género de material. Incluso de este modo, admitamos que la madera necesite un nivel superior de mantenimiento. En un caso así, podemos aseverar que el costo medio de los mantenimientos va a ser substancialmente inferior al requerido por otros materiales, tanto desde determinado punto de vista de tiempo como de sencillez de aplicación y costos. De esta forma, si examinamos el mantenimiento desde la perspectiva de la rentabilidad, los efectuados sobre construcciones de madera acostumbran a ser más provechosos.

Sobre el envejecimiento, la pérdida de belleza y los factores de peligro

La elección de la especie de madera resulta determinante para hacer una prevención adecuada de los factores de peligro. Previendo dichos factores, escogeremos la especie que de forma natural mejor los afronte.

Sin embargo, y de forma especial para cuando es bastante difícil una preservación natural -es muy complicado que las substancias químicas que empapan el duramen de los árboles sean siempre y en toda circunstancia cien por ciento eficientes-, es fácil y económico conseguir los objetivos de durabilidad, solidez y mantenimiento de las propiedades naturales originales de la madera.

Sostener estas propiedades químicas, físicas y mecánicas originales, como su belleza natural, se consigue aplicando soluciones precautorias, protectoras, revitalizadoras y embellecedoras.

Resistencia y la corrosión

La madera es un material que muestra una elevada dureza y resistencia, que se combina con una característica de flexibilidad única. Esto se traduce en un nivel de absorción de cargas y también impactos muy elevado que son imposibles de localizar en otros materiales. Eso hace que la  madera sea valoradísima en zonas de alto peligro sísmico.

Sobre el agua y la humedad

La madera tiene la capacidad de autorregular su grado de humedad interior. Esta peculiaridad hace que no altere su comportamiento cuando está mojada. En este punto, hay que resaltar que sobre todo en maderas exteriores expuestas a la lluvia o bien nieve, por servirnos de un ejemplo, la aplicación de lasures es muy aconsejable, pues, en contraste a los embarnices, no crean película superficial. El lasur se aplica a poro abierto, penetrando en la madera y dejando la regulación de la humedad por evaporación. Obviamente, la película que crea el barniz impide esta indispensable transpiración reguladora y suprime la peculiaridad autorreguladora y sus beneficios.

Sobre la sostenibilidad

Está claro que la madera es uno de los materiales más respetuosos con el medioambiente y sustentable. Es un material plenamente natural, reciclabe y reutilizable que no produce restos para el hombre o bien el planeta.

Desde la perspectiva de la arquitectura bioclimática, la madera es el eje central de la construcción y, en consecuencia, el material que mejor la representa.

La sostenibilidad y el ahorro energético se consiguen merced a los materiales de construcción empleados, al modo de vida de sus habitantes y a factores clave como la localización, orientación, al empleo de energías renovables y de otras tecnologías verdes.

Sobre Cedria

veinticinco años tras su fundación en mil novecientos noventa y cuatro, CEDRIA prosigue sustentándose en exactamente los mismos pilares que inspiraron a su creador, el Ingeniero de Montes Joaquín Martín Diéguez: pasión por la madera, amor por la naturaleza y respeto por el Medio ambiente.

Sosteniendo esta esencia y motivo de ser durante este tiempo, nuestra historia se ha transformado en una sucesión de renovadoras soluciones tecnológicas que nos han ubicado como líderes en lasures y embarnices de base aguada, fondos anti taninos, productos basados en la nanotecnología y todo lo referente a las novedosas maderas tecnológicas y sus singulares necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *