decoraciones simples y espantosas de Halloween dos mil veinte

decoraciones simples y espantosas de Halloween dos mil veinte

Estas decoraciones de Halloween dos mil veinte lo tienen todo: son lindas, horribles, amenas y espantosas. La buena nueva es que no deberás hacer ninguna brujería va a hacer conseguirlas.

Quizá asimismo te pueda interesar: siete decoraciones para Halloween al aire libre

Dales la bienvenida a tus convidados con una entrada lúgubre inspirada en las portadas de mejores libros para leer Halloween como, por servirnos de un ejemplo, Drácula, de Bram Stoker, La mujer de negro, de Susan Hill, La casa maldita de Amityville, de Jay Anson, etc.. Para recrearlas corta piezas largas y delgadas de papel Kraft de diferentes colores y, entonces, haz las letras de los títulos de los libros con boli de pintura dorada. Fija a la puerta con cinta adhesiva de doble cara.

Si tienes una chimenea blanca, dale vida con esta decoración de Halloween dos mil veinte. Los murceguillos de papel vuelan en torno a la repisa y aterrizan en una guirnalda de cordones negros. Las llamas anaranjadas salen de la chimenea mientras que las víboras arroscadas están de guarda y la comadre de la casa se ha puesto un sombrero de hechicera de papel.

Sirve el ponche en un caldero y haz que se vea real apoyándolo sobre una corona de ramas y cubriendo los laterales del caldero con llamas de papel. Echa hielo seco adentro para conseguir ese efecto.

Crea un arácnido de importante tamaño y ponlo en la puerta de tu casa. Para hacer el cuerpo, infla un globo negro grande y otro más chaval para la cabeza. Átalos a los nudos del globo. Entonces, envuelve un limpiapipas alrededor del cuello de la araña y pasa por el centro (en la parte trasera de la araña) otro limpiapipas de tal forma que puedas hacer salir las patas de limpiapipas desde allá cara los lados. Recuerda que tienen 8 patas.

Para hacer esta corona de hechicera, corta ciento cincuenta tiras de cinta grosgrain negra de cinco cm de ancho y quince cm de largo. Dobla las tiras por la mitad y únelas a una corona de espuma de cuarenta cm con alfileres rectos poniendo una sobre la otra para conseguir ese efecto de volados. Acaba la corona con un moño largo y recorta una silueta de hechicera en papel Kraft negro y pégalo en la puerta en el centro de la corona.

Esta decoración de Halloween es suficientemente buena para comerla. Reúne una enorme pluralidad de caramelos en tonos otoñales. Envuelve una corona de espuma de cuarenta cm en cinta blanca y queja los caramelos en la cinta con un tanto de pegamento caliente, superponiéndolos. Acaba con un nudo de arpillera amarillo.

Decora tu porch con muchas calabazas, ciertas de ellas talladas, y pone cuervos artificiales en ramas altas que salgan de las calabazas a las que deberás rellenarlas con tierra a fin de que queden bien sostienes. Pon más cuervos o bien murceguillos en el suelo y sobre las calabazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *