De qué forma escoger la mejor hipoteca para tu residencia

Tras el impacto que ha sufrido la economía por los efectos de la llegada de la pandemia a este país, los españoles deben tener singular cuidado en el momento de escoger una hipoteca para la adquisición de una nueva residencia. Ahora vamos a compartir contigo una serie de claves que vas a deber tomar en consideración si deseas escoger la hipoteca que mejor se adapte a tus necesidades personales.

Lo que has de saber ya antes de seleccionar una hipoteca

Ante todo tienes que saber que las hipotecas se tratan de préstamos a larguísimo plazo por medio de los que se solicitan cantidades esenciales de dinero, siempre y en toda circunstancia bajo una serie de condiciones que, a veces, resultan bastante difíciles de comprender. Existen 3 tipos diferentes de hipoteca, entre aquéllas que deberás seleccionar una basándonos en como se ajustan a tus preferencias:

  • Hipoteca Fija: impone un interés que fuerza al pago de una cuota fija a lo largo de la vida del préstamo, facilitando de este modo una mejor planificación financiera sin incurrir a peligros como los producidos por las alteraciones en los índices de referencia.
  • Hipoteca Variable: en contraste al precedente, el interés de estas hipotecas si cambia a lo largo de la vida de exactamente la misma. Dicho interés se calcula sumando el índice de referencia al lado de un diferencial (porcentaje del préstamo que fija cada banco y que no cambia jamás). El euríbor, índice de referencia que acostumbra a emplearse en las hipotecas variables, cambia todos y cada uno de los meses. Esto causa que el interés que vayas a abonar pueda acrecentar o bien reducir, afectando de esta forma a la cuota que se paga mes a mes por el préstamo hipotecario.
  • Hipoteca Mixta: modelo de hipoteca que establece una cuota variable a lo largo de una parte de la vida del préstamo. El resto del tiempo que dure dicho préstamo se impondrá una cuota fija, conllevando de este modo los beneficios de este modelo de pago.

Asimismo vas a deber estimar los gastos y comisiones que vayas a abonar, aparte de los asociados a la adquisición de la residencia y la formalización del préstamo hipotecario. Entre estos costos auxiliares acostumbramos a hallar las comisiones de apertura, la amortización adelantada y la de novación. Es por este motivo que deberás tener en consideración no solamente las cuotas de la hipoteca, sino más bien los gastos auxiliares que esta conlleva en el momento de determinar si vale la pena escogerla o bien no.

Por último, te invitamos a que realices una cautelosa tarea de comparación entre las distintas hipotecas ofertadas por las financieras pertinentes. Ten presente las condiciones de cada una de ellas, los costos auxiliares, el género de hipoteca y el resto de peculiaridades que influyan en tu resolución para, por último, poder tomar la mejor resolución posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *