¿De qué forma afecta a la salud una tormenta de arena?

Alergias, crisis asmáticas, una gripe persistente… Posiblemente detrás esté la tormenta de arena.

Fuera de nuestras fronteras, Israel es uno de los países que se encaran a esta clase de fenómeno con más frecuencia, con tormentas de polvo y arena procedentes de todos y cada uno de los puntos cardinales: desde el Sahara por el nordeste,  Arabia Saudita por el nordoeste y las zonas yermas de Siria por su lado sudeste.

Esta particularidad ha promovido una investigación en el Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) para investigar de qué forma puede afectar al humano estar expuesto a las partículas de polvo que transportan estas tormentas de arena.

Un equipo dirigido por el maestro Yinon Rudich ha descubierto que las bacterias se aferran a las partículas de polvo y pueden ser transportadas miles y miles de quilómetros afectando a la salud de las personas. Ciertas bacterias rastreadas en el estudio  podrían ser patógenas e inclusive ser perjudiciales para el ecosistema.

Las investigaciones muestran que las concentraciones de bacterias en la atmosfera se acrecientan a lo largo de una tormenta de arena, conque gente que se halla en la calle puede estar expuesta a más bacterias de lo frecuente y, por ende, enfermar.

El equipo del Instituto Weizmann asimismo descubrió que una parte de las bacterias transportadas en esta clase de tormentas traen consigo genes de resistencia a los antibióticos.

El asma aumenta

En el polvo de las tormentas hay un alto contenido de bacterias, virus, esporas, hierro, mercurio, y pesticidas contaminantes que recoge a su paso por los países subsaharianos intensamente perjudicados por desertificación.

En muchas ocasiones se refieren casos de «gripes» persistentes o bien alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas de origen biológico presentes en estas tormentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *