De esta manera se ve el calentamiento global de mil ochocientos ochenta a dos mil veinte

Este mapa codificado por colores muestra las anomalías alterables de la temperatura de la superficie global desde mil ochocientos ochenta hasta dos mil veinte.

Las estimaciones de la NASA y del servicio de Copernicus sobre cambio climático señalan que el año dos mil veinte cerró siendo, así como dos mil dieciseis, el más caluroso desde el instante en que se tienen registros. Concretamente, en el año dos mil veinte la temperatura media mundial fue de más o menos catorce con nueve °C, lo que señala uno con dos °C superior a los niveles preindustriales (mil ochocientos cincuenta-mil novecientos).

Además de esto, conforme la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la década de dos mil once a dos mil veinte fue la más cálida de la que se tiene registro, y se desarrolló en el contexto de una tendencia persistente, en un largo plazo, al cambio climático. Los 6 años más cálidos se han dado todos desde dos mil quince, ocupando dos mil dieciseis, dos mil diecinueve y dos mil veinte los 3 primeros lugares. Por otra parte, aunque en el dos mil dieciseis se registró un episodio intenso de calentamiento debido al fenómeno de El Pequeño, en dos mil veinte tuvo lugar un episodio de la Pequeña, que genera un enfriamiento temporal que no evitó, no obstante, las elevadas temperaturas promedio con las que cerró el año. Es de resaltar que las temperaturas de dos mil veinte estaban prácticamente a la par de las de dos mil dieciseis, año en que se registró uno de los capítulos de calentamiento de El Pequeño más intensos. «Este claro rastro, a nivel del mundo, del cambio climático producto de las actividades humanas es el día de hoy tan poderoso como la fuerza misma de la naturaleza», destacó el Secretario General de la OMM Petteri Taalas con ocasión de la presentación de este informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *