De esta manera se calcularán las pensiones desde dos mil veintidos

Desde el próximo año, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones va a aplicar una reforma a las pensiones en la que se altera el cálculo de las posibilidades.

La reforma impulsada por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, alterará el sistema de pensiones y cambiará entre otros muchos aspectos, la revalorización de las posibilidades, las distintas modalidades de jubilación adelantada o bien retardada.

Desde dos mil veintidos cambiará la manera en que se efectúa el cálculo de las pensiones, que va a tomar en cuenta  variables diferentes en el momento de proceder a establecer tanto la base reguladora como la edad ordinaria de jubilación de los trabajadores.

Esta modificación corresponde a la reforma del sistema de pensiones de dos mil once, que se extiende hasta dos mil veintisiete, y que establece un incremento en los requisitos para acceder a la pensión.

Uno de los aspectos que se altera es la edad ordinaria de jubilación, que aumenta a sesenta y seis años y un par de meses (la presente es de sesenta y seis años) para las personas que no alcancen los treinta y siete años y 6 meses de cotización (en nuestros días es de treinta y siete años y 3 meses). Para las personas que cumplan con los años cotizados, la edad se sostendrá en sesenta y cinco años. Todas y cada una de las jubilaciones bajo esa edad, toda vez que se ajusten a la normativa, van a ser jubilaciones adelantadas, sea como sea su modalidad.

El incremento de la edad de jubilación y de la data de referencia van en exactamente la misma línea que asimismo persigue José Luis Escrivá: comparar la edad real y la edad eficaz de jubilación en España.

De qué forma calcular mi pensión

La reforma al sistema introduce un cambio esencial para determinar cuál va a ser la base reguladora: se van a tomar en cuenta las bases de cotización de los últimos veinticinco años (treinta meses), en vez de los veinticuatro (doscientos ochenta y ocho meses) que se toman en la actualidad. Además de esto, esta cantidad se va a dividir entre treinta, en vez del divisor aplicable de trescientos treinta y seis que se aplica hasta final de año.

Este cambio forzará a los aspirantes a pensionistas a concentrarse un año más en tener buenas bases de cotización para lograr el propósito de una pensión con determinado valor.

La manera de determinar qué porcentaje de base reguladora compondrá la cuantía de la pensión no cambiará. Para acceder a la pensión mínima o bien el cincuenta por ciento de la base reguladora se precisarán quince años trabajados. Desde esa data, por cada uno de ellos de los primeros ciento seis meses trabajados se sumará un 0,21 por ciento extra de la base reguladora, al tiempo que por cada uno de ellos de los ciento cuarenta y seis siguientes se agregará un 0,19 por ciento de la base reguladora. El trabajador logrará el cien por ciento de la base reguladora una vez amontonados treinta y seis años de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *