De esta forma vino el iPhone a mudar el planeta de la telefonía móvil

Mas la presentación fue en éxito y la sensación sorprendente. Ese dispositivo era algo nuevo, tal vez demasiado para lo que estábamos habituados. El panorama en el planeta de la telefonía estaba dominado por Nokia, Motorola y Sony Ericsson.

Todo lo nuevo que aportó Apple con el iPhone

El iPhone conjugaba al propio teléfono, un navegador, un reproductor de música, un GPS y sobre todo, una pantalla de solo tres con cinco pulgadas que era el centro de operaciones. Sí, el dispositivo no tenia teclado, un punto muy a favor suyo que sabemos la incidencia que ha tenido en el resto de fabricantes. Todos y cada uno de los móviles actuales, salvo aquellos para personas mayores, no tienen teclas. La capacidad era de ocho GB, aunque se lanzaron ciertos modelos de cuatro GB que acostumbran a estar realmente bien cotizados hoy día.

El ademán de deslizar el dedo por la pantalla ya es algo universal, mas asimismo descargar aplicaciones y emplearlas. Ese primera iPhone no tenía la posibilidad de instalar aplicaciones externas. Debió pasar prácticamente un año a fin de que se pusiese en marcha la Aplicación Store. Se abría otro planeta nuevo, una boutique de aplicaciones en la que podías descargar y también instalar a tu gusto. Apple había además de esto desarrollado un sistema operativo propio, caracterizado por ser realmente intuitivo y que, hoy, prosigue siendo sencillísimo de usar.

Apple abrió la caja de los truenos con su dispositivo novedoso

La expectación por el dispositivo fue en incremento hasta lograr que el iPhone original, como fue conocido, lograra ser un éxito. Contribuía a ello el hecho de estar rematado de forma muy elegante con una trasera de aluminio con el logotipo de la manzana pulimentado. Las pantallas grandes tardaron en llegar, Apple dio el salto a las cuatro pulgadas en dos mil diez con el iPhone cuatro, y a tamaños mayores desde la serie Plus, que se empezó en el iPhone seis de dos mil catorce.

Este modelo no llegó a España de forma oficial, solo pudieron tenerlo quienes lo lograban en plataformas de ventas o bien quienes vivían en ese país. Debimos aguardar un año, al verano de dos mil ocho, para poder gozar de la próxima generación, la del iPhone 3G. Movistar fue el operador que lo vendía, formándose colas en la Gran Vía de la capital de España para formalizar el contrato de adquiere.  En la actualidad es posible hallar unidades en buen estado en el mercado de segunda mano a un coste elevado.

Y es que guste o bien no, este teléfono fue el espéculo en el que el resto de fabricantes comenzase a mirarse, teniendo además de esto efectos destructores. Blackberry, que tenia una esencial una parte del pastel, se diluyó. Nokia no levantó cabeza desde su espléndido N95 y fue de capa caída, y Samsung por el momento no era contrincante. Debieron pasar años a fin de que el enorme público apreciara que ese dispositivo obra y gracia de Jobs y su equipo, estaba destinado a comprender de otro modo el término de teléfono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *