De esta forma desyerban los robots las granjas orgánicas

Estos robots pueden aceptar labores duras y asistir a los labradores a ahorrar tiempo. Al advertir enfermedades o bien plagas desde el comienzo, pueden asistir a reducir el empleo de pesticidas y reducir las pérdidas de plantas.

En Europa, la tierra para la agricultura se está reduciendo en parte debido a la urbanización. Mientras, hay la necesidad de una producción de comestibles más ecológica y sustentable que use menos agroquímicos, que son costosos y pueden contaminar las vías fluviales. Las opciones alternativas a la agricultura industrial de monocultivos incluyen granjas pequeñas y orgánicas, jardines de mercado, que venden productos de manera directa a usuarios o bien restaurants, como invernaderos comerciales.

Mas los pequeños labradores luchan con el trabajo manual agotador. Y las compañías de maquinaria que fabrican máquinas costosas a fin de que las granjas grandes siembren y cosechen cultivos individuales han ignorado de forma tradicional las necesidades de los pequeños productores.

No obstante, los estudiosos ahora están descubriendo formas de asistir a los pequeños labradores a ser más productivos y rentables en un largo plazo.

Robot asistente de granja

«Las micro granjas son rentables y a nivel económico sustentables, mas los productores de manera frecuente luchan tras unos 4 años, en tanto que las personas desarrollan inconvenientes de espalda», afirmó Jonathan Minchin en el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña en Barna, España, quien lidera un proyecto llamado ROMI que edificó Un robot asistente de granja.

El «ROMI» con ruedas itinerantes tiene un brazo para desherbar pequeñas granjas de vegetales. Los labradores orgánicos dedican más o menos un quinto de su tiempo a suprimir las malas yerbas, afirma Minchin, con lo que desarrollar un robot que pueda calmar a las personas de esta labor fue una meta clave.

‘Este robot está hecho para granjas pequeñas, no grandes granjas. Hay una enorme necesidad de este género de herramienta ‘, comenta Christophe Godin, directivo de investigación en modelado de plantas y también informática en Inria (el Instituto Nacional Francés de Investigación en Ciencia y Tecnología Digital), que asimismo participa en el proyecto. .

Para favorecer a los pequeños labradores, el robot debía ser económico y ligero. Los desarrolladores de ROMI trabajaron para sostener bajos sus costos al pertrecharlo con motores eléctricos para sillas de ruedas y confiar en hardware y software de código abierto para inteligencia artificial y navegación, por servirnos de un ejemplo. Una vez libre, debería valer cinco mil euros o bien menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *