¿Cuál es la diferencia entre la ruina y el Plan de Manejo de Deuda (DMP por sus iniciales en inglés)?

Image: https://cdn.pixabay.com/photo/2020/01/14/17/30/broke-4765739__340.jpg

Si está apabullado por las deudas, probablemente algo deba mudar. Puede que necesite ayuda externa para abrirse paso y empezar a mejorar.

Los planes de administración de deuda (DMP) y la ruina son dos herramientas poderosísimas diseñadas para asistir a los usuarios financieramente agobiados a salir de la deuda, mas marchan de forma muy, muy diferente. Si trata de decidir entre empezar un DMP o declararse en ruina, Olympus Law Corporation le recuerda que existen algunas cosas clave que ha de saber. Veamos cuáles son.

Ninguna de estas opciones es sin costo, mas la quiebra acostumbra a ser considerablemente más cara

No hay una forma totalmente gratis de salir de la deuda, mas cuando está ponderando sus opciones de alivio de la deuda, el costo es seguramente una consideración esencial. Los planes de manejo de deuda y las dos formas de ruina (tanto el Capítulo siete como el Capítulo trece) vienen con una pluralidad de tarifas y costos.

Para un DMP, normalmente deberá abonar una cuota al comienzo del programa, como una tarifa mensual a la agencia que administra su plan. La tarifa inicial cambiará conforme la agencia que esté usando, mas de manera frecuente fluctúa entre dólares americanos veinticinco y dólares americanos setenta y cinco. La tarifa mensual está determinada por las reglas de su estado de vivienda, mas por norma general es un pequeño porcentaje de los pagos mensuales de sus acreedores, una tarifa estándar basada en la cantidad de cuentas en su plan o sencillamente una tarifa fija.

La declaración de quiebra es un proceso mucho más difícil y los costos (por lo menos en un inicio) son considerablemente más altos. Alén de las tarifas de presentación y el costo de los cursos obligatorios de asesoramiento y educación, se aconseja que trabaje con un letrado cuando se declare en ruina. Como resultado, el proceso puede finalizar costándole más de dólares americanos 4,000.

Tome la mejor resolución para

Tratándose de lo que pasa con sus deudas, un plan de administración de deudas es bastante fácil. La agencia de consejería de crédito trabaja con sus acreedores para reducir sus tasas de interés y suprimir ciertos cargos de acreedores. Usted paga a la agencia que administra su plan, quien entonces paga a sus acreedores en su nombre. Las cuentas incluidas se pagan en su totalidad, por norma general en menos de 5 años.

En la ruina del Capítulo trece es algo afín. Sus deudas se ponen en un programa de pago estructurado que en general está programado para completarse en 3 a 5 años.

La ruina del Capítulo siete es seguramente lo que la mayor parte de la gente piensa cuando escucha la palabra «bancarrota». El Capítulo siete incluye la supresión de todas y cada una de las deudas incluidas.

No obstante, jamás se asegura que se apruebe su ruina. Esencialmente, va a deber probar que la ruina es precisa y que no puede dirigir razonablemente sus deudas por su cuenta. Eso no desea decir que no deba intentarlo: la ruina puede ser un salvavidas para aquellos que precisan desesperadamente empezar nuevamente. No obstante, si cree queha llegado a su límite, un plan de administración de deudas puede ser una opción mejor.

Una ventaja de seleccionar un plan de administración de deudas es que este no es un préstamo y el administrador de DMP no se transforma en su acreedor. Esto es que, si en algún instante decide que ya no quiere continuar en el DMP, puede anularlo y escoger un camino diferente para solucionar su deuda (el que podría incluir la ruina).

Por otro lado, es esencial tener en cuenta que, si bien seguramente no desee anular su plan de pago por ruina del Capítulo trece, la carencia de pagos podría ocasionar que se desestime su caso, lo que acabaría con su plan. En ese instante, sus deudas ya no serían seleccionables para la descarga, lo que fundamentalmente lo pondría nuevamente en el punto de inicio.

Por todo lo precedente, es esencial que entienda meridianamente cuál es la diferencia entre cada una de las opciones libres para tomar el mejor camino para salir de su bastante difícil coyuntura económica.

Capítulo siete

El Capítulo siete es el más popular de los dos géneros de quiebra. En contraste al Capítulo trece, que implica establecer un plan de pago como condición para la ocasional cancelación de las deudas, el Capítulo siete requerirá que venda la propiedad no exenta, y las ganancias se destinarán a satisfacer sus compromisos con sus deudores.

Esto quiere decir que se le dejará quedarse con su casa, su vehículo y cualquier otro artículo que se considere esencial. Los activos no exentos incluirían, entre otros:

Puntos esenciales del Capítulo siete

En el Capítulo siete, si tiene recursos no protegidos por una exención, un síndico designado por el tribunal puede vender los recursos y repartir el producto neto a los acreedores conforme con las prioridades establecidas en el Código.

A cambio de esto, el deudor consigue una descarga de su responsabilidad personal por la mayor parte de las deudas. No obstante, en prácticamente el noventa y nueve por ciento de los casos individuales de quiebra, el síndico cierra el caso sin vender nada que perteneciese al deudor.

¿Quién puede presentar el Capítulo siete

La elegibilidad de una persona para presentar el Capítulo siete se determina a través de la prueba de medios.

Ciertas personas con elevados ingresos pueden no calificar para el Capítulo siete si sus deudas son primordialmente deudas de consumo. Con la ayuda de abogados con experiencia en ruina, la mayor parte de las personas que desean presentar el Capítulo siete pueden hacerlo.

Presentación del Capítulo siete

Esta se comienza con la presentación de la solicitud oficial, los anejos y la declaración de temas financieros. Estos formularios le solicitan que cuente sus activos y deudas, así como un historial financiero reciente. Esta es la parte que consume más tiempo.

Es esencial asegurar que todos y cada uno de los acreedores figuren en los anejos con una dirección postal precisa. Debe contar sus deudas, aun si la deuda no es cancelable o si tiene la pretensión de reafirmarla.

Los anejos asimismo cuentan su propiedad, cualquier deuda garantizada por esa propiedad y el valor de venta de la propiedad. Los anejos se presentan frente al secretario de quiebras del distrito en el que vive o ha vivido a lo largo de la mayoría de los últimos ciento ochenta días.

Para la mayor parte de los casos, los derechos del deudor y los acreedores son los que existen el día en que se presenta el caso. La suspensión automática entra en vigencia al presentar la petición, creando una barrera legal para las acciones de cobro por la parte de los acreedores.

El tribunal designa a un síndico y avisa a todos y cada uno de los acreedores enumerados en sus anejos que se ha declarado en ruina. Usted va a recibir una imitación de ese aviso al tiempo que se manda a los acreedores.

Capítulo trece

Los planes de manejo de deuda y la ruina del Capítulo trece son planes de pago estructurados, por lo que ninguno va a funcionar si no tiene cuando menos ciertos ingresos con los que trabajar.

Las personas en general escogen la ruina del Capítulo trece por el hecho de que ganan demasiado para pasar la prueba de medios del Capítulo siete, no desean perder una casa o un vehículo tras atrasarse en el pago mensual, o desean eludir embargos de sueldo y otras tácticas de cobro y abonar la conservación retrasada o deuda tributaria de más de 5 años.

Proceso del Capítulo trece

Con una ruina del Capítulo trece, los deudores deben recopilar una lista de todos y cada uno de los acreedores así como la cantidad de dinero que se les debe a cada uno de ellos, una lista de cualquier propiedad que tengan, información sobre las cantidades y fuentes de ingresos e información detallada sobre sus gastos mensuales.

Entonces, el deudor paga una cantidad mensual acordada a un síndico de ruina ecuánime designado, afianzando ciertamente las deudas en una cantidad mensual. El síndico a su vez distribuye el dinero a los acreedores del deudor. Los deudores no tienen contacto directo con los acreedores bajo la protección del Capítulo trece.

Las personas son seleccionables para utilizar el Capítulo trece solo si sus deudas están bajo determinados límites: dólares americanos 419,275 para deuda no garantizada y dólares americanos 1,257,850 para deuda garantizada desde febrero de dos mil diecinueve. Los incrementos se actualizan en intervalos de 3 años.

Los impositores asimismo deben haber completado el asesoramiento crediticio para ser considerados seleccionables para el Capítulo trece.

DMP

Un plan de manejo de deudas (o DMP) es una forma de salir de deudas y reconstruir su crédito, todo mientras que efectúa pagos mensuales que se ajustan a su presupuesto. Esta alternativa puede ser exageradamente ventajosa para quien esté apabullado por las deudas y necesite ayuda para manejarlas.

Uno de sus objetivos es que, mientras que participa en un plan DMP, asimismo aprenda de qué forma regentar mejor su dinero para eludir regresar a endeudarse en el futuro.

Beneficios de un plan de manejo de deuda o DMP

Un plan de manejo de deudas es un sistema que le deja efectuar un pago mensual que cubre su deuda incluida. Fundamentalmente, una vez que sus acreedores admiten el plan, se compromete a efectuar un pago único cada mes al facilitador de su plan DMP. No obstante, no es un préstamo y su pago mensual se divide y distribuye a sus acreedores cada mes.

Cuando pide un plan de manejo de deudas y sus acreedores lo admiten, de manera frecuente bajarán su tasa de interés y le exonerarán de los cargos por pago retrasado que tenga hoy día. Asimismo van a acordar un pago mensual fijo que conseguirá que acabe con su cuenta pagada en su totalidad en no más de 5 años. Para la mayor parte de los clientes del servicio, estos beneficios producen ahorros masivos a lo largo del trascurso del plan de pago.

Mientras que esté en un plan de manejo de deudas, sus cuentas de crédito se van a cerrar y no va a poder utilizar esas cuentas para ningún cargo nuevo. Tampoco se le desalentará enérgicamente de abrir nuevas líneas de crédito, ya que los acreedores le van a ofrecer beneficios como interés reducido o tarifas exentas con la idea de que se concentrará en abonar su deuda y no en crear nuevas deudas.

¿Hay un costo en un plan de manejo de deuda?

Si bien sí hay un costo, este no es altísimo y cambiará conforme el monto de la deuda que esté pagando y el estado donde viva. Si trabaja con una agencia de consultoría crediticia sin fines de lucro, probablemente haya dos tarifas: una tarifa mensual continua y una tarifa única de instalación. Las tarifas mensuales pueden ser un porcentaje de su pago mensual de DMP o una tarifa fija (de nuevo, en dependencia de su estado de vivienda).

¿De qué forma marcha un plan de manejo de deuda?

Para iniciar un plan de manejo de deudas, va a deber llenar una evaluación financiera con un consultor certificado. Esto incluye una revisión de sus ingresos, gastos y deudas actuales.

Una vez que haya firmado un pacto para iniciar su plan de administración de deudas, empezará a efectuar depósitos mensuales a su distribuidor del plan. Mientras, su DMP les notificará a sus acreedores que sus cuentas ahora se pagan mediante un plan de administración de deuda sin fines de lucro. La mayor parte de los primordiales acreedores ofrecen tasas de interés substancialmente reducidas para cuentas pagadas mediante un DMP.

Tenga presente que solo las deudas no garantizadas pueden incluirse en un DMP. No va a poder incluir una hipoteca, préstamo de vehículo o cualquier otra deuda relacionada con bienes raíces. Posiblemente pueda incluir determinados préstamos personales, deudas médicas o cuentas de cobro, mas estos prestamistas en general no ofrecen ningún beneficio singular para abonar mediante un DMP. El valor primordial de utilizar un DMP es abonar la deuda de tarjetas de crédito.

De qué manera saber si un plan de manejo de deuda va a funcionar para

Acá existen algunas cuestiones a estimar al decidir si utilizar o no un plan de manejo de deuda:

¿Tiene una fuente de ingresos?

Prácticamente no hay una alternativa de pago que funcione para si no tiene algún género de ingreso. En el momento en que una agencia de consultoría crediticia sin fines de lucro administra un DMP, tiene la obligación de asegurar que el plan sea accesible y funcione como una parte de un presupuesto equilibrado. Si apenas tiene los ingresos precisos para dirigir sus necesidades básicas (comestibles, residencia, etc.), entonces el pago de la deuda no habría de ser su primordial prioridad y no es muy probable que un DMP sea una gran idea hasta el momento en que pueda acrecentar sus ingresos.

No obstante, si tiene ingresos estables, mas solo está combatiendo para compensar los pagos de su deuda con el resto de su presupuesto, entonces un DMP puede ser una genial opción para .

¿Está combatiendo por reducir sus deudas debido a las altas tasas de interés?

Probablemente un DMP reduzca la mayor parte o todas y cada una de las tasas de interés altas de las tarjetas de crédito, lo que dejará que una mayor una parte de sus pagos mensuales se destinen al capital. Esto le dejará abonar sus deudas más veloz. En verdad, la mayor parte de los DMP se pagan en un plazo de tres a cinco años.

¿Planea hacer una adquiere esencial en los próximos meses?

Las cuentas incluidas en un DMP por norma general las cierra el acreedor. Dado a que la antigüedad de sus cuentas es un factor en la mayor parte de los modelos de calificación crediticia (y las cuentas más viejas son mejores para su calificación), esto quiere decir que su calificación crediticia puede caer justo después de comenzar un DMP. Si precisa su crédito en forma de prima para una adquiere esencial (casa, vehículo, etc.), posiblemente desee aguardar ya antes de empezar un DMP o buscar otra alternativa, como un préstamo de consolidación de bajo interés.

¿Trata de acrecentar su puntuación de crédito?

Si su puntaje ya es bajo debido a pagos retrasados, entonces un DMP puede ser una buena opción. No obstante, cualquier opción (aparte de la posible liquidación de deudas) puede ser una buena forma de asistirlo a reconstruir su crédito, siempre y cuando usted:

  • Haga pagos consistentemente cada mes, conforme lo acordado, y
  • Pague sus deudas en su totalidad.

El pago único y afianzado del DMP y los costos de interés reducidos pueden asistirlo a reconstruir su crédito con el tiempo, mas eso solo marcha si puede continuar haciendo sus pagos hasta el final.

¿Precisa ayuda para ser responsable?

Un beneficio único de utilizar un DMP por medio de una agencia de asesoramiento crediticio sin fines de lucro es que cuenta con el apoyo y la asistencia continuos de un equipo de aconsejes y educadores financieros capacitados. Si es autodirigido y solo precisa el impulso de una tasa de interés más baja y un pago afianzado, entonces un préstamo de consolidación de bajo interés puede ser lo que precisa. Mas si piensa que podría precisar un tanto de apoyo auxiliar para romper con los viejos hábitos y apegarse a sus nuevos objetivos, entonces un DMP puede ser el camino a proseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *