¿Cómo hacer un jabón de aloe vera?

La planta del aloe vera ya era utilizada hace más de 4.500 años por los pueblos egipcio y griego para combatir dolencias como quemaduras, heridas o irritaciones dermatológicas, entre otras. Por este motivo, actualmente, son muchas las personas que emplean para el cuidado de la piel productos de aloe vera.

Asimismo, también hay personas que optan por hacer en casa jabones de aloe vera, que se realizan a partir del gel que se extrae de las pencas de las plantas. Estas son muy fáciles de cultivar en casa, ya que son muy resistentes y no requieren de grandes cuidados.

Cómo realizar un jabón de aloe vera en casa

Para hacer un jabón de aloe vera casero deberemos contar con los siguientes ingredientes: cuatro hojas de aloe vera, 500 gramos de jabón de glicerina, 100 ml de aceite de oliva y algún aceite esencial. Asimismo, también necesitaremos una olla pequeña, un recipiente, una batidora, una cuchara y moldes de tamaño pequeño.

Así, una vez tengamos todo lo necesario, podremos ponernos manos a la masa. En este sentido, el primer paso será derretir los 500 gramos de jabón de glicerina en una olla, bien sea en el microondas o directamente en una olla. El jabón debe quedar perfectamente derretido.

Si optas por derretirlo en una olla, una vez esté listo, deberás retirarlo del fuego y añadirle unas gotas de aceite esencial que hayas escogido. Este ingrediente aportará un agradable aroma a tu futuro jabón.

El siguiente paso consistirá en separar con cuidado las cuatro hojas de aloe vera con tus propias manos. Al hacerlo, deberás extraer con una cuchara todo el gel que esta planta posee en su interior y acumularlo en el recipiente.

Una vez hayas extraído todo el gel de aloe vera, será el momento de juntarlo con la mezcla de jabón y aceite esencial y dejarlo reposar durante, al menos, unos minutos. A continuación, tendrás que calentar el aceite, pero sin dejar que hierva, y añadirlo cuidadosamente a la mezcla. Para que esta quede homogénea, deberás mezclarlo todo bien con la batidora, hasta que el resultado sea completamente homogéneo.

Para finalizar, tendrás que verter la preparación en los moldes, dejándolos sin cubrir durante un día entero a temperatura ambiente. Al día siguiente, podrás retirarlos y empezar a disfrutar de estos jabones y sus beneficios.

Beneficios del aloe vera para la piel

El aloe vera tiene efectos calmantes y reparadores sobre las quemaduras, gracias a sus propiedades antiinflamatorias que desinflan las zonas dañadas. Además, debido a su alta penetración, el aloe vera actúa como un fuerte cicatrizante.

Asimismo, el aloe vera elimina las células muertas de la piel y favorece la salud de los tejidos, además de proteger la piel del daño generado por los radicales libres. De la misma forma, su uso diario hidrata y suaviza la piel, actuando como un excelente regenerador celular.

El aloe vera también combate las irritaciones y la dermatitis y previene y disimula las estrías. Los productos derivados de esta planta también son destinados al alivio de las molestias musculares, dados sus efectos antinflamatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *