cinco ventajas que aporta una vitrina de metacrilato

Estamos habituados a ver vitrinas de metacrilatos en diferentes negocios, ya que son realmente útiles para guardar y exponer diferentes objetos. Al ponerse en una vitrina los artículos están protegidos del polvo, la polución y otros agentes externos perjudiciales, mas al ser transparente se pueden ver a la perfección.

Merced a su flexibilidad, una vitrina de metacrilato puede hacerse a la medida, por lo que el tamaño se amolda a las necesidades de lo que se necesite exponer en el hogar o en una tienda: teléfonos móviles, joyería, cosmética, etc. Asimismo puede hacerse en medidas singulares caso de que se necesite para una feria de exposiciones.  Sus múltiples propiedades lo han transformado en una opción alternativa perfecta al vidrio, por eso se usa en diferentes campos como la automoción, la arquitectura, etc.

¿Qué es el metacrilato?

El metacrilato es como se llama comúnmente al poli metacrilato de metilo (PMMA), si bien asimismo recibe otros nombres como plexiglás o acrílico. Este material es un derivado del petróleo que se consigue a través de la polimerización del metacrilato de metilo que pasa de líquido a plancha. En su estado líquido es afín al agua, ya que es líquido e incoloro, mas, no obstante, es muy tóxico y enormemente inflamable. Para manejarlo hay que tener mucho cuidado, sobre todo con sus vapores, ya que pueden provocar irritación en la piel (erupciones), en las fosas nasales, en las vías respiratorias y en los ojos, llegando a ser mortal.

Para conocer su origen hay que remontarse a la Alemania del siglo XIX, cuando el químico Otto Röhm logró sintetizar en mil novecientos uno el metacrilato. Su comercialización no llegaria hasta décadas después, en mil novecientos treinta y tres, con la creación de la compañía Röhm & Hass cuando se comenzó a vender este producto con el nombre de Plexiglás. Al término de la Segunda Guerra Mundial las factorías comenzaron a emplear este material, lo que contribuyó a su expansión por todo el planeta.

Fabricación metacrilato

Para fabricar el material como lo conocemos, plástico recio, se realizan diferentes procesos que lo convierten de un producto líquido a sólido.

Su fabricación puede hacerse de dos formas, una es la colada, que es cuando se vierte la materia prima (granza) en piezas de vidrio que marchan como molde y es donde se enfrían y endurecen en un proceso que se conoce como polimerización. esta forma es más artesanal.

El metacrilato fabricado con este procedimiento es el de mayor calidad y resistencia y que deja una personalización de medidas y colores.

La otra forma lleva por nombre extrusión, y se hace presionando la granza mientras que se enfría con unos rodillos hasta lograr el tamaño deseado, tanto de longitud como de grosor. Este proceso es más industrial que el precedente y por consiguiente más veloz. El costo del metacrilato de extrusión es inferior al de colada, ya que se hace de una manera más fácil y deja fabricar tiradas más largas. Su calidad asimismo es menor y con una resistencia inferior.

Las ventajas de las vitrinas de metacrilato

Si el uso de este plástico es común en diferentes géneros de industria es por el hecho de que es un genial material con muchas aplicaciones. Su uso en vitrinas de exposición se debe a múltiples motivos que te explicamos ahora. Toma nota, pues seguro que sales de dudas.

Durabilidad

Al ser muy resistente acostumbra a tener una garantía de diez años, por eso se puede utilizar como aislante térmico y acústico. Para poder plegar una plancha de metacrilato hay que aplicar calor sobre los ochenta grados, lo que le proporciona una dureza semejante a la del aluminio.

Flexibilidad

La lámina de metacrilato es recia en frío, mas muede moldearse con calor por eso se pueden hacer diferentes piezas a la medida. Asimismo se le pueden aplicar procesos para manipular este material en frío como limado, perforación o corte.

Costo

Emplear vitrinas de metacrilato asimismo es ventajoso económicamente, ya que este material tiene un coste inferior al cristal, por eso si estás dudando entre los dos te invitamos a que optes por el plástico. Al ser asequible y tener múltiples años de duración, adquirir esta clase de vitrinas de exposición es muy rentable.

Resistencia

El metacrilato es más resistente a los impactos que el vidrio, por eso tiene menos posibilidades de padecer una ruptura, además de esto, soporta realmente bien los cambios bruscos de temperatura. Para limpiarlo no precisa de cuidados singulares, solo hay que utilizar un paño húmedo. Si se quiere una protección extra se puede aplicar un protector para ralladuras.

Trasparencia

Una de los beneficios más apreciadas del metacrilato es que es considerablemente más transparente que otros plásticos, alcanzando el noventa y tres por ciento . Además de esto, estar a la intemperie padeciendo la exposición a los rayos ultravioletas no le hace amarillecer, por lo que conserva esta propiedad en el tiempo si bien esté puesta en el exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *