cinco animales pasmosos que vuelan sin alas

Los calamares voladores de la familia Ommastrephidae quizás sean los animales capaces de volar más fascinantes. Hasta donde sabemos, los calamares voladores comienzan su despegue con sus aletas y sus brazos plegados, adquiriendo la manera de un cohete. Una vez en el aire, extienden las aletas y los brazos, expandiendo la membrana entre ellos. Los ponen de tal forma que crean una superficie de sustentación. Mas lo más alucinante es que vuelan empleando un sistema que ningún otro animal conocido utiliza:la propulsión a chorro.

En la anatomía de un calamar, como en la del resto de los cefalópodos, hay una cavidad llamada mantón, que puede ocupar de agua, con una salida al exterior llamada sifón, por donde expulsar esa agua a presión. Mientras que vuelan, los calamares voladores tienen cierta capacidad de maniobra, ya sea mudando de altura o de dirección, dirigiendo el chorro en diferentes direcciones a voluntad.

Cuando el agua del mantón se agota, empiezan a planear. Aun en esta fase, se considera que puede dirigir el vuelo cuando menos lateralmente, mudando el ángulo de sus brazos. Al acercarse a la superficie repliega sus aletas y brazos, entrando con exactamente la misma forma de cohete con la que surgió. La reentrada es limpia, apenas provoca salpicaduras ni rebotes.

Se calcula que, de esta forma, los calamares pueden llegar a efectuar vuelos de más de treinta metros de distancia en apenas tres segundos, una hazaña digna de mencionarse puesto que charlamos de animales cuyo cuerpo —sin contar los brazos— mide menos de quince centímetros de longitud.

REFERENCIAS:

Holden, D. et al. dos mil catorce. Aerodynamics of the flying snake Chrysopelea paradisi : how a bluff body cross-sectional shape contributes to gliding performance. Journal of Experimental Biology, doscientos diecisiete(tres), trescientos ochenta y dos-trescientos noventa y cuatro. DOI: diez.1242/jeb.090902

McGuire, J. A. et al. dos mil once. The Biology of Gliding in Flying Lizards (Genus Draco) and their Fossil and Extant Analogs. Integrative and Comparative Biology, cincuenta y uno(seis), novecientos ochenta y tres-novecientos noventa. DOI: diez.1093/icb/icr090

Morley, E. L. et al. dos mil dieciocho. Electric Fields Elicit Ballooning in Spiders. Current Biology, veintiocho(catorce), dos mil trescientos veinticuatro-2330.e2. DOI: diez.1016/j.cub.2018.05.057

Muramatsu, K. et al. dos mil trece. Oceanic squid do fly. Marine Biology, 160(cinco), mil ciento setenta y uno-mil ciento setenta y cinco. DOI: diez.1007/s00227-trece-dos mil ciento sesenta y nueve-nueve

Rayner, J. M. V. mil novecientos ochenta y seis. Pleuston: animals which move in water and air. Endeavour, diez(dos), cincuenta y ocho-sesenta y cuatro. DOI: diez.1016/0160-9327(ochenta y seis)90131-seis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *