China suspende múltiples cooperaciones con EE.UU. y sanciona a Pelosi por «minar» su soberanía con su viaje a Taiwán

China anunció este viernes 8 medidas en queja por el viaje el miércoles de la presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán, entre ellas la suspensión de la colaboración en materias como la judicial, la de cambio climático y en ciertos mecanismos de seguridad.

Se suspenden la colaboración en la repatriación de inmigrantes ilegales, en la asistencia judicial penal, en el control de drogas, en la lucha contra los delitos multinacionales y las conversaciones sobre la lucha contra el cambio climático de los dos países.

Además, la Cancillería china notificó de la cancelación de las llamadas telefónicas entre los líderes de comandos militares y de las asambleas de trabajo entre las carteras de Defensa de las dos potencias y las del Mecanismo de Consulta de Seguridad Marítima Militar.

Estas cancelaciones suponen que deja de existir un mecanismo de confianza entre las fuerzas armadas de las dos superpotencias en un instante en el que las cotas de tensión en el Estrecho de Taiwán se hallan en un nivel no visto desde los años noventa.

El Ministerio de Exteriores chino asimismo ha anunciado sanciones contra Pelosi y sus familiares directos por «hacer ni caso de la preocupación y la firme oposición» de China a su viaje a Taiwán y por «socavar la soberanía y la integridad territorial» del país asiático.

La cartera no ha proporcionado detalles concretos sobre las sanciones, mas ha acusado a Pelosi, quien este miércoles visitó Taiwán a pesar de las quejas de la ciudad de Pekín, de «interferir en los temas internos de China» y «amenazar la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán».

Pelosi afirma que «no busca mudar el ‘statu quo’» en la zona

En su visita a el país nipón, última estancia de su vira asiática, Pelosi ha asegurado que su delegación «no busca mudar el ‘statu quo’ de Asia o Taiwán» sino más bien «mostrar respeto a los países visitados» y «tener paz en el estrecho de Taiwán».

«Los chinos están procurando aislar a Taiwán», ha declarado la portavoz del Congreso estadounidense, «pero no aislarán a Taiwán impidiéndonos viajar allí», ha añadido, y ha llamado a continuar visitando la isla y establecer relaciones con ella.

La semana pasada, cuando la visita de Pelosi era solo una posibilidad avanzada por medios estadounidenses, el presidente de China, Xi Jinping, y su análogo estadounidense, Joe Biden, sostuvieron una llamada telefónica en la que Xi solicitó a Biden que «no jugara con fuego» respecto a Taiwán.

Además de esto, el Ejército Popular de Liberación (EPL, Ejército chino) sigue con las maniobras militares que comenzó el jueves y hasta el domingo próximo con fuego real en torno a Taiwán. Conforme ha denunciado el Gobierno de Taipei, navíos y aeroplanos de guerra chinos han cruzado este viernes la línea media del Estrecho de Taiwán, lo que el Ministerio de Defensa de la isla ha calificado de «fuerte provocación».

Esta línea imaginaria en el estrecho marcha como una frontera no oficial mas tácitamente respetada por China y Taiwán a lo largo de las últimas décadas.

La Casa Blanca convoca al embajador chino

Mientras que, la Casa Blanca ha citado al embajador de China en Washington, Qin Gang, para condenar las medidas «de provocación» tomadas por Beijing contra Taiwán y repetir que U.S.A. no desea una crisis en la zona, conforme informes de prensa.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, aseguró en una declaración publicada por The Washington Artículo que la convocatoria del diplomático se generó una vez que las autoridades chinas hubiesen empezado sus maniobras con fuego real en torno a Taiwán

“Tras las acciones de China a lo largo de la noche, convocamos al embajador Qin Gang a la Casa Blanca para protestar por las acciones de provocación de la República Popular China”, afirmó Kirby, que consideró «irresponsables» las «acciones militares» de la República Popular China.

El portavoz aseguró que para la Casa Blanca, la contestación de China a la visita de Pelosi a Taiwán, una isla que Beijing considera una provincia rebelde, es «irresponsable y contraria» a su objetivo de «mantener la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”.

La Casa Blanca asimismo ha reiterado al embajador Qin que su política de reconocimiento de «una sola China» prosigue inamovible, como su pretensión de sostener abiertas todas y cada una de las líneas diplomáticas de comunicación.

Ejercicios con fuego real

En el marco de las maniobras militares chinas, que se están desarrollan por mar y aire, el país nipón denunció que 5 misiles balísticos disparados por Beijing cayeron en aguas de su zona económica exclusiva, algo que no había ocurrido hasta el momento.

Los ejercicios militares, que han incluido fuego real y el lanzamiento de misiles de largo alcance, fueron calificados este viernes por la presidente taiwanesa, Tsai Ing-wen, como «un acto irresponsable». Beijing demanda la soberanía sobre la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde el instante en que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allá en mil novecientos cuarenta y nueve, tras perder la guerra civil contra los marxistas.

La isla es además de esto uno de los mayores motivos de enfrentamiento entre China y U.S.A., debido sobre todo a que Washington es el primordial suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en el caso de conflicto armado con China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *