Bajau: El Secreto Genético de sus Inmersiones Prolongadas

La Evolución Continúa: Descifrando la Adaptación de los Bajau

Contra la creencia de que los seres humanos hemos escapado del alcance de la selección natural, la realidad es que seguimos siendo esculpidos por sus fuerzas invisibles. Un ejemplo fascinante de esta dinámica evolutiva se halla en la península de Sulawesi, en Indonesia, hogar de la **tribu Bajau**, conocidos como los “nómadas del agua”. Estos hábiles pescadores pasan hasta un **60% de su día bajo el agua**, sumergiéndose a profundidades de más de 60 metros y reteniendo la respiración por más de 10 minutos.

La Conexión Oceánica de los Bajau

La subsistencia de los Bajau depende en gran medida de los recursos del mar, lo que ha forjado una relación única con el entorno acuático. Los investigadores, liderados por **Melissa Ilardo** de la Universidad de Copenhague, han centrado su atención en el órgano del bazo, clave en la respuesta al buceo prolongado. Durante la inmersión, sucede el reflejo de inmersión: disminuye el ritmo cardíaco, se contraen los vasos sanguíneos periféricos y el bazo se comprime, liberando una reserva de glóbulos rojos que enriquecen la sangre con oxígeno. Este fenómeno es crucial para entender cómo los Bajau pueden realizar proezas submarinas tan impresionantes.

El Secreto de un Bazo Aumentado

Los estudios de Ilardo revelaron que el bazo de los Bajau es **un 50% más grande** que el de los baluans, una población vecina que no depende del buceo. Esta condición, conocida como **esplenomegalia adaptativa**, podría explicar la capacidad de los Bajau para sumergirse por largos periodos. La pregunta que surge es si este rasgo es el resultado de una evolución genética a lo largo de las generaciones o si se trata de una adaptación adquirida a lo largo de la vida.

Genética y Selección Natural en el Buceo Bajau

La respuesta a la increíble adaptación de los Bajau puede encontrarse en el nivel genético. La investigación sugiere que la selección natural ha favorecido variantes genéticas en el **gen PDE10A**, asociado con la esplenomegalia, y en el **gen BDKRB2**, relacionado con el reflejo de inmersión. Estos hallazgos apoyan la idea de que hay una base genética detrás de la tolerancia a la hipoxia de los Bajau, ofreciendo un ejemplo claro de cómo la selección natural puede actuar en comunidades humanas adaptadas a entornos extremos.

La ciencia continúa desvelando los misterios de nuestra adaptabilidad y la persistente influencia de la selección natural en nuestra especie. El estudio de los Bajau no solo nos acerca a comprender nuestra propia evolución, sino que también nos proporciona pistas valiosas sobre cómo podríamos enfrentar los desafíos del futuro en entornos cada vez más cambiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *