Ausencia, obra moderna del artista gallego Christian Villamide

El artista gallego Christian Villamide, ha presentado su obra «Ausencia». Se trata de la primera obra de arte moderno en espacio público y que puede verse en el ayuntamiento de Huete (Cuenca). A través de esta obra, se procura reactivar un espacio clave, que pertenece a la memoria histórica de Cuenca, para charlar del paso del tiempo, como las relaciones entre naturaleza y cultura.

El proyecto ha consistido en dorar 2 muros de ladrillo de prácticamente cinco metros de altura, que se levantaron en el edificio original de lo que fue el convento de los franciscanos de Huete, cuya fundación está atribuida al propio San Francisco de Agarráis.

La obra de Christian esta cercana a lo que fue la entrada de la nave de la iglesia. En el fondo de este espacio vemos medrar los árboles más altos, ubicados en el sitio que habría pertenecido al retablo (muy seguramente decorado en su instante con pan de oro). La imagen resultante nos sugiere meditar en torno a la metamorfosis de la madera de los árboles transformados en un retablo y este, por su parte, con el paso del tiempo, vuelto a transformarse en árboles. Ahora vemos un espacio arquitectónico cubierto de maleza y flora, que da cuenta muy explícitamente de una relación de coproducción siempre y en toda circunstancia en proceso entre lo natural y lo cultural.

La ausencia que plantea Villamide en esta intervención no solo facilita relecturas sobre viejos modos de meditar el planeta, sino es una preocupación más que pertinente. La puesta en valor del “vacío” o bien el “hueco” actúa como contestación a la sociedad de desempeño actual. Es necesario tener presentes los rasgos de producción, hiper-relacionabilidad y también hiperactividad que caracterizan nuestra forma de vida para aproximarnos a la obra. Esta omisión, esta falta, que visibiliza la intervención de Christian, puede comprenderse desde la perspectiva nostálgica que de forma natural nos ofrece cualquier sensación de pérdida, o bien puede además de esto ofrecer una atmosfera determinada, capaz de oponer resistencia al horror-vacui posmoderno.

La experiencia de lo ausente en ocasiones deja este ejercicio de desaceleración y participación reflexiva de nuestro contexto. Una actitud poética cara la realidad hace perceptibles esas ausencias. Esta interacción de Christian Villamide no es más (ni menos) que un foco sobre la realidad de un sitio, que nos invita a repensar en las formas en las que de manera continua convertimos el planeta, en de qué forma lo vaciamos o bien lo llenamos nuevamente, y en de qué forma lo ausente forma parte inevitable de nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *