ASEMAS muestra soluciones para incorporar en el urbanismo, los equipamientos, y las residencias que van a venir tras la pandemia del COVID19

ASEMAS, Mutua de Seguros y Reaseguros a Prima Fija, merced a su concurso “Arquitectura para el día después”, organizado a lo largo de la etapa de confinamiento dos mil veinte, ha ayudado a dar contestación a los grandes desafíos en los nuevos modos de vida a los que nos encaramos tras la pandemia del COVID19, y en los que la Arquitectura juega un papel esencial. La necesidad de que las urbes y residencias se acomoden a demandas introducidas por la pandemia demanda una diligente repuesta por la parte de los profesionales de la Arquitectura para edificar un futuro más seguro.

Un total de doscientos veintidos equipos de arquitectura han participado en el concurso “Arquitectura para el día después”, organizado por ASEMAS, de los que salieron las propuestas ganadoras de las 3 categorías que procuran edificar una urbe con espacios públicos y residencias más seguros.

  • RESPUESTA URBANA: bajo el símil de “Remdesivir”, fármaco creado para tratar el Ébola y vuelto a utilizar para la cura dela covid19, plantea recobrar la función primigenia higienista y planificadora del urbanismo reelaborando el término de “supermanzanas”, enfocándolas cara la reducción de la expansión de enfermedades infecciosas y la mejora de la calidad de vida en el caso de confinamiento. Todo ello para conseguir urbes menos contaminadas, más sustentables y justas.
  • UN NUEVO PARADIGMA RESIDENCIAL: proyecto de planificación de una urbe desde un modelo nuevo, en cuyo interior conviven trabajo, vivienda y ocio con flexibilidad de espacios, en incesante adaptación, y donde se exploran nuevas formas de morar. Una estrategia que va desde la actuación global a lo local, apoyándose en un atinado diseño y análisis modular.
  • REPENSANDO LO PÚBLICO: modelo híbrido extrapolable a cualquier urbe media o bien distrito de empleo social permanente. Y, con posibilidad de amoldarse inmediatamente para la prestación de servicios esenciales en el caso de urgencia sanitaria con una combinación de infraestructuras de abastecimiento, trabajo a distancia, conciliación, apoyo sanitario y alojamiento temporal.

Dada la alta calidad de los proyectos presentados se dieron 6 menciones singulares de entre los treinta y cinco que resultaron finalistas, y sesenta semifinalistas.

En palabras de Belén Martín-Granizo, arquitecto y consejera de ASEMAS “las necesidades surgidas a lo largo de la pandemia han supuesto cambios radicales en nuestro modo de vida a la que nuestra actividad personal y profesional precisa amoldarse. Desde ASEMAS, como mutua formada para y por arquitectos, aceptamos la responsabilidad social y empresarial de dar contestación a estas nuevas demandas con nuestra experiencia en el campo, de ahí brotó la idea de convocar este concurso que tan provechosos resultados ha dado”.

Diferentes y creativas propuestas, abordadas por la peculiaridad de ciertas soluciones con intervenciones “adosadas” a las testeras como cápsulas y complementos bioclimáticos, naturalización de los espacios públicos y de nuestras calles; las mejoras energéticas con captadores de luz y instrumentos singulares, como la reconfiguración de los programas usuales de residencia, creación de nuevos y singulares de relación y convivencia, proyectos que precisan una divulgación y también implicación esenciales de todos y cada uno de los agentes que intervienen en el proceso de diseño de nuestro entrecierro para lo que se dispone como el futuro de la arquitectura.

Acceso a todos y cada uno de los proyectos en: https://www.asemas.es/concursoideas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *