Aprobada la ley que dejará crear empresas con 1 euro

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el anteproyecto de ley de creación y desarrollo de empresas, la famosa como ley ‘Crea y Crece’, que tiene como propósito apresurar el desarrollo de las compañías nacionales, particularmente de las Pymes (pequeñas y medianas empresas), mediante comodidades de acceso como la creación de una compañía por 1 euro, la financiación colectiva o bien medidas para batallar contra la morosidad, como el veto a subvenciones públicas para aquellas empresas que infrinjan los plazos de pago a distribuidores.

De esta forma lo ha anunciado la vicepresidenta primera y ministra de Temas Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, quien ha señalado que se trata de «un proyecto de ley esencial como otros que están en curso y que van a ser aprobados en las próximas semanas» y que «pretende progresar el tiempo de negocios, fortalecer el tejido productivo y atraer inversión y talento a nuestro país».

Se trata exactamente de una de las reformas clave comprometidas con la Comisión Europea con el propósito de que llegue una nueva partida de los fondos europeos.

De este modo, con el visto bueno del Consejo de Ministros, el anteproyecto de ley pasa ahora al Congreso, para de esta manera empezar los trámites parlamentarios pertinentes. El compromiso con Bruselas fuerza a que la ley entre en vigor antes que concluya dos mil veintidos.

La lucha contra la morosidad, entre sus primordiales medidas

La regla tiene como uno de sus objetivos prioritarios terminar contra la morosidad, una de las causas de los inconvenientes de liquidez de las pequeñas y medianas empresas españolas. Para esto, se establece que las compañías que no cumplan los plazos de pago establecidos en la Ley de Morosidad no van a poder acceder a una subvención pública o bien ser entidad cooperadora en su administración.

También, se extiende la obligación de enviar y remitir factura electrónica en todas y cada una de las relaciones comerciales entre empresas y autónomos, lo que garantizará una mayor trazabilidad y control de pagos. Esta medida, aparte de reducir los costos de transacción y suponer un avance en la digitalización de la operativa de las compañías, dejará conseguir información fiable, sistemática y diligente de los plazos efectivos de pago, requisito indispensable para reducir la morosidad comercial.

Y se contempla además de esto la creación en el plazo de 6 meses un Observatorio Estatal de la Morosidad Privada, que va a hacer una seguimiento y análisis de los datos de los plazos de pagos y fomentará buenas prácticas.

Creación de empresas por 1 euro

Este impulso para la pequeña y mediana empresa asimismo se va a ver reflejado con la integración de una serie de medidas que faciliten la creación de una compañía, al reducir el costo económico y facilitar los trámites para su constitución. De este modo, se establece la posibilidad de formar una Sociedad de Responsabilidad Limitada con un capital social de 1 euro, eliminándose el mínimo legal de tres mil euros establecido hasta el instante, dejando a las compañías usar estos recursos en usos alternativos.

Conforme el Gobierno, esta medida deja a España alinearse con una gran parte de los países de nuestro ambiente en los que no se requiere un capital mínimo, favoreciendo de este modo el emprendimiento. Además, se fomenta la constitución telemática de empresas mediante la ventana única del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE), lo que garantiza una reducción en los plazos para su creación y de los costos notariales y registrales.

Y, en lo relativo a la financiación, el anteproyecto de ley incorpora medidas para prosperar los instrumentos alternativos a la financiación bancaria, como el crowdfunding o bien financiación participativa, la inversión colectiva y el capital peligro. De este modo, en el campo del crowdfunding, la ‘Ley Crea y Crece’ amolda la regulación nacional a la normativa europea, introduciendo más flexibilidad a fin de que estas plataformas presten sus servicios en Europa. Además de esto, se fortalece la protección de los inversores y se deja la creación de automóviles para reunir a los inversores y de esta forma reducir costos de administración.

Se impulsa la industria del capital peligro, ampliándose el género de empresas en las que pueden invertir estas entidades, incluyendo empresas financieras con un alto componente tecnológico. Y se amplían las figuras reconocidas para fondos cerrados, los que pueden invertir en préstamos, facturas o bien efectos comerciales de compañías que hayan visto estropeada su estructura financiera a consecuencia de la pandemia.

Las 3 primordiales ayudas para abrir un negocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *