Apple se encara a una nueva investigación por su relación laboral con los trabajadores

El Departamento de Trabajo de los E.U. ha empezado una investigación basándonos en una demanda de presuntas irregularidades que atañen a la multinacional Apple, en la última disputa por motivos laborales entre la conocida compañía y sus trabajadores, que denuncian transgresiones de sus derechos laborales.

«Podemos confirmar que hay una investigación abierta de un conjunto de denunciantes en Apple», aseguró un portavoz del Departamento de a través de un comunicado publicado en distintos medios. El programa de protección de denunciantes del Departamento de Trabajo, administrado por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus iniciales en inglés), estudia múltiples casos de presuntas represalias por la parte de los empleadores de Apple contra los trabajadores que proponen preocupaciones y demandas sobre diferentes cuestiones.

Presuntas transgresiones de los derechos de los trabajadores

El Departamento de Trabajo se negó a compartir más detalles sobre la investigación o bien qué la motivó. Mas la exempleada de Apple Ashley Gjøvik recibió hace unas semanas una notificación de OSHA de que se había abierto una investigación contra ella basada en una protesta que presentó a fines del año pasado.

Gjøvik, exgerente senior de programas de ingeniería en Apple, ha sido clarísima en los últimos meses sobre las preocupaciones que asegura que empezó a proponerle a la compañía en el mes de marzo de dos mil veintiuno sobre inconvenientes ambientales y de seguridad, y sobre las condiciones de trabajo y de salud en la oficina de Sunnyvale, California, donde trabajaba. La exempleada asevera que Apple rechazó sus sugerencias y no atendió a sus preocupaciones, además de esto le solicitó que no hablara de ellas con el resto de sus compañeros, y mucho menos con los medios. Tras aquello, Gjøvik presentó múltiples protestas formales frente a la Agencia de Protección Ambiental de E.U. y la Comisión de Bolsa y Valores del país.

Cuando Apple se enteró, Gjøvik fue despedida de forma inmediata a inicios del pasado mes de agosto, conforme con su protesta a la OSHA, en lo que asevera fue una represalia por informar sobre sus preocupaciones. Como contestación al anuncio sobre la investigación llevada a cabo por el Departamento de Trabajo de U.S.A. y las aseveraciones de Gjøvik, Apple se ha remitido a una declaración anterior: «Estamos y siempre y en todo momento hemos estado de forma profunda comprometidos con la creación y el mantenimiento de un sitio de trabajo positivo y también inclusivo […] Nos tomamos muy de verdad todas y cada una de las inquietudes y también estudiamos a fondo cada una de las protestas y sugerencias de nuestros trabajadores y, por respeto a la privacidad de las personas implicadas, no discutimos temas concretos de los empleados», aseguró la compañía hace unas semanas mediante uno de sus portavoces, Josh Rosenstock.

Los trabajadores rompen su silencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *