Aislamiento por coronavirus se considera baja por enfermedad común

La Seguridad Social ha concretado que las personas que se hallen en aislamiento precautorio por coronavirus se consideran en baja por enfermedad común

La Seguridad Social ha aclarado este viernes que los trabajadores en aislamiento precautorio por el virus ‘SARS-CoV-2’, conocido como coronavirus, se consideran en situación de incapacidad temporal (baja laboral) por enfermedad común, si cumplen el resto requisitos y con arreglo al régimen de la Seguridad Social.

De esta manera lo detalla el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en una nota que recoge los criterios frente a los aislamientos de trabajadores por el coronavirus, epidemia que en España ha perjudicado de momento a veintisiete personas -veinticinco de ellos activos- en 8 comunidades autónomas (Islas Canarias, Comunidad de la capital de España, Andalucía, Castilla y León, Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña).

Concretamente, los periodos de aislamiento precautorio a que se vean sometidos los trabajadores a consecuencia de dicho virus van a ser considerados «como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común».

A lo largo de estos periodos los perjudicados van a tener derecho a las pertinentes posibilidades, cumplidos el resto requisitos en todos y cada caso demandados, y en los términos y condiciones establecidos, por las reglas del Régimen de la Seguridad Social en que se halle encuadrado el trabajador.

Sin embargo, cuando la protección de la incapacidad temporal por contingencias comunes esté prevista como mejora voluntaria, lo establecido en este criterio va a ser de aplicación solamente a los trabajadores que se hubiesen acogido a dicha mejora.

Conforme el Ministerio, lo previsto en el criterio va a ser de aplicación respecto a todas y cada una de las situaciones de aislamiento precautorio producidas desde la detección del coronavirus.

La prestación económica por incapacidad temporal consiste en un subsidio diario calculado dependiendo de la base reguladora y el origen de la incapacidad, que en el caso de enfermedad común consiste en el sesenta por ciento de la base reguladora a abonar entre el cuarto y el vigésimo día, y el setenta y cinco por ciento desde el vigésimo primero.

En los casos de enfermedad común o bien de accidente no laboral, el abono del subsidio se distribuye entre el día cuarto al decimoquinto de baja en el trabajo, los dos inclusive, por la parte del empresario, y desde el decimosexto día de baja, la responsabilidad del pago corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social o bien a la mutua cooperadora con la Seguridad Social, en su caso.

Calviño: es pronto para apreciar el impacto económico del coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *