Acontecimientos falsos que van a tener sitio en dos mil veinte

Muchas obras de ciencia ficción han sido ambientadas a lo largo del siglo veintiuno (de los años dos mil uno a dos mil cien). A pocas décadas de acabar este siglo, podemos decir que muchas de las predicciones efectuadas en este periodo han quedado obsoletas.

Aunque no hay una única definición admitida de ciencia ficción, este término en general evoca mundos que difieren del nuestro a resultas de nuevos descubrimientos científicos, nuevas tecnologías o bien diferentes sistemas sociales. Entonces examina las consecuencias de este cambio. Debido a esta extensa definición, la ciencia ficción puede emplearse para meditar sobre preguntas relacionadas con la ciencia, la política, la sociología y la filosofía como cualquier pregunta sobre el futuro.

¿Por qué razón en ocasiones es bastante difícil distinguir la ciencia ficción de la fantasía? A que la definición de ciencia ha alterado drásticamente con el tiempo, puesto que como Arthur C. Clarke escribió: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

Como no hay una definición única de lo que es precisamente ciencia ficción, no hay forma de descubrir cuál representaría la primera historia de ciencia ficción. La mayoría de los textos y poemas religiosos tienen elementos que asimismo se hallan en la ciencia ficción, singularmente aquellos que describen la creación o bien destrucción del cosmos, y muchos dioses están asociados con poderes que la ciencia ficción ha usado desde ese momento. En verdad, hasta la “República” de Platón, incluye temas que podemos relacionar con la ciencia ficción al charlar de los reinos que no podemos probar con nuestros sentidos.

Durante una gran parte de la historia de la humanidad, la sociedad no cambió suficientemente veloz para que las personas de aquel tiempo pudiesen imaginar un futuro diferente al que vivían. Además de esto, sabemos que muchas zonas del planeta estaban todavía inexploradas…

La ciencia ficción es esencial pues considera mundos que son como es lógico posibles (para explorar nuestro sitio el cosmos, por servirnos de un ejemplo, como 2001: A Space Odyssey de Arthur C. Clarke), asimismo pues inspira a las personas a transformarse en científicos (el propio Edwin Hubble deseó ser científico tras leer las novelas de Julio Verne) y para finalizar y no menos vital, la ciencia ficción es el único género que describe de qué manera la sociedad podría desenvolverse por diferentes caminos. Es el paso inicial cara el progreso, puesto que nos deja imaginar el futuro que queremos y estimar formas de trabajar para conseguirlo. Asimismo nos hace siendo conscientes de aquellos escenarios que queremos eludir y nos ayuda -en cierta forma- a prevenirlos.

El día de hoy repasamos ciertos de esos acontecimientos descritos para dos mil veinte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *