5 secretos del árbol del café que seguramente desconoces

El árbol del café está considerado, a día de hoy, como uno de los productos vegetales más importantes de la economía mundial. El café es la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua, de ahí la gran importancia estratégica del árbol del café, siendo la base de la economía de algunos países productores.

Se habla mucho del café, pero qué sabemos del árbol que lo produce. ¿Cuáles son sus peculiaridades?

1. Un gran arbusto

Se conoce como “árbol del café”, pero en realidad es un arbusto. Grande, pero un arbusto al fin y al cabo. En estado silvestre puede llegar a alcanzar unos 10 o 15 metros de altura. Sin embargo, en las plantaciones, se mantienen a una altura entre los 2 y los 4 metros con el fin de facilitar su cuidado y, sobre todo, la recolección de los frutos.

El café del árbol, la infusión que tantos adeptos tiene en todo el mundo, se obtiene de los frutos, también conocidos como “drupas” o “cerezas” porque el color rojo intenso que alcanzan cuando maduran recuerda al de esta pequeña fruta. Una vez maduros, es decir cuando ya han pasado del verde al amarillo y finalmente son rojos, los frutos del árbol del café se recolectan y tuestan para poder ser degustados en forma de infusión en nuestras casas.

Las primeras noticias del árbol del café, conocido con el nombre de cafeto, no aparecen hasta 1583 cuando el médico, botánico y explorador alemán Léonard Rauwolf lo describió en un libro a su regreso a Europa después de un viaje por Oriente Medio.

Actualmente, sabemos muchas más cosas del café y del árbol del café.  Hay muchas variedades, aunque no todas ellas aptas para el consumo humano, cada una con sus particularidades.

2. Miles de especies

Más de 6.000 especies y 500 géneros conforman el árbol genealógico del café. El café pertenece a la familia botánica Rubiaceae, que engloba desde las gardenias, a las plantas que producen quinina, hasta árboles y arbustos tropicales. El café que consumimos procede del Coffea, el género más importante de la familia a nivel económico y que cuenta con 10 especies cultivadas por el hombre.

Pese a que se cultivan varias especies de Coffea, solo tres destacan por su calidad: coffea arabica, coffea canephora (robusta) y coffea liberica. Las dos primeras son las más importantes desde el punto de vista económico, con casi un 80% y un 20% de la producción mundial respectivamente. La variedad libérica prácticamente se limita a un 1% de la producción.

Las variedades arábica y robusta presentan numerosas diferencias, algunas de ellas apreciables a simple vista, aunque no todas. La principal la encontramos en el modo de fertilización: mientras que el árbol de café arábica puede auto-fertilizarse, el árbol de café robusta necesita a los insectos para su polinización.

La segunda diferencia, y tal vez la que tiene más efectos sobre nuestro organismo, está en el café y viene ya en el árbol. La variedad robusta concentra tres o cuatro veces más cafeína que la arábica. Esta concentración ya se encuentra en la propia savia del cafeto, que la utiliza como medio de defensa ante enfermedades, plagas o falta de agua.

La diferencia en la concentración de cafeína se traduce en una resistencia mayor en el cultivo de la variedad robusta pero también en un regusto final más amargo a la hora de la degustación. Por este motivo, la variedad arábica se considera de mayor calidad. Es más delicada y más suave y aromática.

Si quieres conocer las variedades de café sostenible, en Bonka encontrarás café en grano y molido de gran calidad y de cultivo sostenible.

3. Coexistencia de flores y frutos

Las lluvias juegan un papel muy importante en la maduración de los frutos del café, dando lugar a la gran peculiaridad que diferencia al árbol del cafeto de otros arbustos. Es una de las pocas plantas en las que podemos encontrar flores y frutos en diferentes estados de maduración y color simultáneamente.

Otra característica notable es la “doble semilla” del fruto, que da lugar a la singular forma de los granos de café. En el interior de cada grano hay dos semillas contrapuestas, una plana y otra convexa. Y, lo que es más curioso, no en todas las especies las semillas son iguales.

La semilla del café de árbol variedad arábica es alargada y plana, con la línea central en forma de curva. Por el contrario, la línea que separa en dos mitades la semilla de variedad robusta es recta y el grano redondo. Si colocamos un grano de arábica al lado de uno robusta lo veremos enseguida.

4. Exclusivo del trópico

El cafeto, a diferencia de otras plantas, necesita un hábitat muy concreto para su cultivo. Solo lo encontramos en los trópicos y en plantaciones a 2000 metros o más sobre el nivel del mar.

Es suficiente con pasear la mirada por la distribución en el mundo del árbol de café para dibujar una franja entre los paralelos del trópico de Cáncer y de Capricornio.

Esta franja entre los dos paralelos incluye a más de 35 países productores, pero solo destacan algunos por su volumen en la producción de café: Brasil, Vietnam, Colombia, Indonesia, Honduras, Etiopía, India, México, Guatemala, Uganda y Costa de Marfil.

5. El cultivo del cafeto

Pese a conocerse con anterioridad, hasta el siglo XV no empezó a cultivarse el árbol de café, cuyo nombre científico es Coffea.

El café se ha convertido en el motor de la economía de algunos de los países productores, lo que nos lleva a preguntarnos cuántos kilos produce un árbol de café. La cantidad varía dependiendo de las condiciones del clima y del suelo, de las prácticas de cultivo y, por supuesto, de la especie.

Teniendo en cuenta estos factores, un cafeto puede producir una cosecha entre 400 gramos y 2,2 kilos durante un período de 50-60 años. A nivel mundial se calcula que existen unos 15 millones de cafetos con una producción por hectárea entre 800 y 1400 kilos, dependiendo de la variedad y las condiciones antes mencionadas.

El Coffea arabica es la variedad más importante en términos económicos y de consumo a nivel mundial, bastante por delante del robusta. Pero hay que tener en cuenta que no son las únicas especies de café y que las semillas de ciertas especies de árbol de café silvestre son consumidas a nivel local, fuera de los circuitos comerciales.

Las curiosidades que se esconden alrededor del mundo del café son tantas que, pese a ser uno de los productos más importantes de la economía mundial, todavía sigue siendo un gran desconocido para muchos de los amantes de esta aromática y estimulante bebida.

Si te interesa el proceso del café sostenible, en Bonka podrás conocer sus fases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *